¿Por qué las empresas y marcas cambiarán de rumbo hacía Twitter?

6 de Junio de 2014

Dentro del ecosistema de los social media, nos encontramos con un selecto grupo de populares redes sociales que han conseguido no solo atraer a las grandes masas de usuarios, sino también a la gran mayoría de empresas y marcas.

Hasta ahora, Facebook había liderado este escenario, sobre todo, dado el crecimiento experimentado durante los últimos años. De hecho, sigue siendo con diferencia la red social con mayor número de usuarios. Pero este dato no implica que tanto para empresas y marcas, Facebook sigue siendo considerada la red social más adecuada. A pesar de que la mayoría de empresas consideran que su presencia debe ser obligatoria en todas y cada una de las grandes redes sociales, lo cierto es, que a la hora de la verdad, son otras las redes sociales donde mayores resultados se están experimentando.

Más allá de Facebook, redes sociales como Twitter, Linkedin, Youtube, Pinterest o Instagram, han demostrado que a través de ellas, las empresas pueden explotar las carencias encontradas en la que hasta ahora todos denominaban como la red social por excelencia. De hecho, multitud de estudios e informes sirven para poner de manifiesto esta realidad.

Mientras que en los círculos profesionales, las empresas y sus directivos o trabajadores se decantan por participar de forma activa en redes sociales como Linkedin -que también ha experimentado un gran crecimiento de la actividad de sus usuarios-, otras plataformas sociales comienzan a robarle protagonismo al gigante de las redes sociales. Entre los motivos más evidentes nos encontramos con su complejo algoritmo de alcance que para muchos ha sido razón suficiente para coger las maletas y marcharse o al menos centrar sus estrategias en otras redes sociales sin la necesidad de tener que pagar para llegar a alcanzar a la masa de seguidores que tanto tiempo, esfuerzo y recursos costó alcanzar.

Esto no implica que las marcas o empresas dejan a Facebook abandonada, pero si una razón suficiente para centrar sus esfuerzos en otras redes sociales capaces de generar un mayor impacto, alcance y engagement. De hecho, para la mayoría de marcas, comerciantes y retailers, Pinterest se ha convertido en una especie de oasis de lo visual, donde aquello de utilizar las redes sociales para vender si tiene sentido.

Es evidente que no todas las redes sociales son iguales, ni todas pueden ser utilizadas para alcanzar o lograr de igual forma un mismo objetivo. Sin embargo y para muchos, el modelo de negocio establecido por Facebook, es tan solo una respuesta casi obligada para justificar sus beneficios más allá de la verdadera realidad. Aquello de promocionar contenidos pagados para alcanzar a una mayor audiencia, de nada vale si luego la respuesta se reduce al simple “me gusta” que nada nos puede reportar. Quizás sea solo una fórmula válida para aquellas empresas y marcas con gran presupuesto que están dispuestas a tirar la casa por la ventana, pero tal vez no una solución ideal para los pequeños negocios. De hecho, a la hora de la verdad, muchas de estas pequeñas y medianas empresas, prefieren recurrir a la publicidad de pago en buscadores, puesto que resulta mucho más eficaz al estar orientada solo a la venta y dentro de un entorno donde el usuario es quién a través de sus búsquedas, manifiesta su intención de encontrar y comprar.

Entonces, si no solo tenemos intención de vender pero queremos generar un mayor alcance, viralidad y engagement, ¿Por qué las empresas seguirían apostando por una red social que merma y limita sus propias capacidades para hacerse realmente menos social?

Esta es precisamente la clave y uno de los principales motivos que estarían generando una migración de las acciones y estrategias sociales de las empresas y marcas hacia otras redes sociales. Y en concreto hacía Twitter. A pesar de que mucho se ha debatido sobre sus modelos de negocios y diferentes propuestas o formatos publicitarios, la filosofía de Twitter se ha mantenido prácticamente inamovible. Sus 140 caracteres han sobrevivido a la “burbuja social” y a las emergentes alternativas y nuevas redes sociales. Pero sobre todo y lo más importante, es que Twitter ha respetado el propio entorno de sus usuarios así como sus masas de seguidores sin poner siquiera limitaciones. “Tú te lo guisas, tú te lo comes”.

El que Facebook decidiera que un complejo algoritmo calculara cuando y cómo, o a cuántos deben alcanzar nuestros mensajes, no ha sido sino, un garrafal error que ha dado de verdad alas a la red social del micrologging. Y si de algo Twitter puede sacar pecho, es de ser la red social como mayor viralidad y donde la información viaja y se propaga realmente a mayor velocidad. ¿Acaso no es esto lo que buscan las empresas?

Mientras Facebook sigue convirtiéndose en un muro de lamentaciones y distribuidor de “memes”, Twitter sigue dando cada día más razones para seducir y conquistar a empresas y marcas. Hasta la fórmula de renovar sus perfiles para ofrecer a las marcas un espacio más corporativo y personalizado ha superado las expectativas de aquellos que incluso ya predecían que estas, sí serían de verdad las nuevas páginas sociales y espacios de comunicación de las empresas.

Si por algo no funcionaron ni terminaron de cuajar en Facebook los populares “hashtags” y tendencias sería por algo. No solo por las diferencias y hábitos a los que están acostumbrados sus respectivos usuarios, sino por que al final, no importan ni la finalidad ni el objetivo, importan la efectividad y sus resultados.

Las previsiones de su crecimiento también han sorprendido a muchos. Pero es que Twitter, de forma sigilosa, se está convirtiendo en la red social más poderosa. Si no lo cree, encienda su televisor y responda ¿Cuál es la red social con la que interactúan la mayoría de cadenas y programas televisivos? ¿Donde se propaga con mayor fuerza viral la información y noticias de todos los medios? ¿Cual es la red social de referencia cuando una celebridad quiere transmitir un mensaje o comunicar algo importante?

¿Entienden ahora el por qué las empresas y marcas van a cambiar su rumbo hacía Twitter y quizás sin marcha atrás?.

Fuente: PuroMarketing