Los antivirus ya no son lo que eran pero, ¿siguen siendo necesarios?

5 de Junio de 2014

Uno se los productos de seguridad que siempre han acompañado a lo largo de los años a un ordenador ha sido un antivirus. Era una forma bastante efectiva de protegerse contra determinado malware que podría infectar los equipos, provocar daños en el sistema, pérdida de datos y sobre todo, discontinuidades en el negocio que mermaban la productividad. Lo cierto es que los antivirus ya no son lo que eran pero, ¿siguen siendo necesarios?

Esto viene un poco al hilo de unas recientes declaraciones del vicepresidente de Symantec, la empresa responsable del antivirus Norton, uno de los mejor valorados por los usuarios, en el Wall Street Journal afirmando que el antivirus ha muerto, por lo menos comercialmente hablando.

El antivirus ha muerto, larga vida al antivirus

El principal reto de este producto como tal es dar respuesta a nuevos retos en la seguridad, spam, phising, software malicioso alojado en webs que visitamos o distribuido a través de redes sociales. El propio vicepresidente afirmaba que el antivirus sólo protegía contra el 45% de las amenazas, algo que se queda bastante corto para la mayoría de usuarios domésticos, pero también para las empresas.

Lo cierto es que en los últimos años ha evolucionado mucho el concepto de seguridad, y un antivirus por si mismo es una medida básica, eficiente, pero muchas veces insuficiente. La seguridad perimetral también ha cambiado y hoy en día la protección de una empresa no depende del concepto de donde trabajamos, si en la oficina o fuera de ella.

El software de seguridad hoy en día incluye opciones muy variadas como servicios añadidos para proteger las contraseñas, añadir cifrado a las comunicaciones, conexiones seguras VPN o los clásicos cortafuegos. También almacenamiento seguro en la nube o protecciones y avisos cuando visitamos páginas web que pueden ser potencialmente peligrosas.

Por otro lado, también me parece una forma de llamar la atención sobre Windows Defender, el antivirus básico que incorpora Windows 8 por defecto, o Microsoft Securtity Essential que podemos instalar en otras versiones de Windows, haciendo una llamada de atención a los usuarios para que sean conscientes de que esta protección por si misma no basta.

Lo cierto es que en las empresas un antivirus que revise los sistemas es una herramienta imprescindible, si queremos tener un mínimo de seguridad. De otra forma realmente tardamos muy poco en tener malware por toda la red, en archivos que pasamos a los clientes, proveedores, etc. algo que realmente no deja muy buena imagen de nuestra empresa.

Pero además tenemos que complementar con soluciones que nos ayuden a revisar las memorias USBque conectamos a los equipos, en la navegación de páginas web que visitamos para nuestro trabajo, donde la página más inofensiva creada con un gestor de contenido desactualizado puede suponer un problema y sobre todo, evitar el robo de datos, no sólo los relativos al negocio o su estrategia, sino también los bancarios, contraseñas de acceso a servicios, etc. que nos pueden acarrear graves problemas.

La navegación móvil y el control de dispositivos

Por último tener en cuenta que hoy en día gran parte del trabajo en muchas empresas se realiza a través dedispositivos móviles, que es necesario tener controlados, tanto en las aplicaciones que están instaladas como en el correo electrónico o las opciones de conexión que tienen dichos dispositivos a los recursos corporativos.

Pero también a la hora de ofrecernos soluciones de localización o borrado remoto de la información en caso de pérdida, algo que para muchas empresas realmente es importante, ya que una agenda de clientes de un smartphone puede ser una fuente de ingresos que perdemos e información muy valiosa si cae en manos de la competencia.

Fuente: TecnologíaPYME | Imagen | Luigi Rosa